GRANDE - POLIFEMO - FELIPE II
Felipe II: la mirada de un rey
José Luis Gonzalo Sánchez-Morelo

Felipe II ha sido, probablemente, el personaje de la historia española que ha cautivado por igual a mayor número de especialistas y de aficionados. Son incontables las biografías u obras relacionadas con su figura o su reinado y pocos aspectos de su vida han quedado sin ser pormenorizadamente estudiados y analizados desde todos los puntos de vista posibles. Los motivos de la inusitada popularidad del monarca español residen en su personalidad y en los sucesos que ocurrieron bajo su gobierno. A lo largo de la segunda mitad del siglo XVI España se convirtió en la primera potencia del continente europeo y en 1581, tras la unión con Portugal, en el mayor imperio de la historia (quizás sólo igualado por el mongol). En la cima de este colosal conglomerado de reinos, súbditos e intereses se hallaba un solo hombre, Felipe II, quien desde su despacho en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial dedicó toda su vida a controlar y a dirigir el destino de un gigante con pies de barro.

La editorial Polifemo y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas han publicado una nueva biografía del “Rey Prudente” a cargo de José Luis Gonzalo Sánchez-Morelo. En una de las solapas del libro se expresa esta acertada reflexión: “Se han hecho muchos ‘retratos’ biográficos de Felipe II, en los que su personalidad y su reinado han sido escrutados desde todas las perspectivas y ópticas posibles ¿Qué puede, en consecuencia, aportar esta nueva biografía?”. Será el propio autor quien se encargue, en el prólogo del libro, de dar respuesta a esta pregunta: “La principal pretensión de esta biografía de Felipe II ha sido, sin embargo, siempre divulgativa, ofreciendo al lector de principios de siglo XXI una perspectiva accesible y actual de la vida y reinado de este monarca español. Para ello, se ha tratado de hacer compatible el rigor histórico con un planteamiento casi literario de la Historia, en el que la prosa narrativa no se ha puesto al servicio del dato documentado ni del gran evento político o bélico, sino de la anécdota o del texto relevante”.

RETRATO DE JOVEN DE FELIPE IIEstamos, por tanto, ante una obra dirigida al gran público en la que prima el aspecto personal del monarca sobre el contexto político, económico o social de su reinado. Para quienes conozcan ya en profundidad la historia de la España del siglo XVI, este trabajo les servirá como un excelente recordatorio pero no hallarán novedosos planteamientos o grandes revelaciones. Quizás les sean más interesantes los primeros capítulos de la obra, dedicados a la niñez y juventud de Felipe II, cuestiones normalmente poco tratadas y que José Luis Gonzalo Sánchez-Morelo conoce a la perfección pues gran parte de su investigación (y de sus obras publicadas) ha estado consagrada a estos aspectos de la vida del monarca español.

Para aquellos que se acerquen por primera vez al complejo mundo que le rodeaba, Felipe II: la mirada de un rey* es un magnífico punto de partida. Escrito con claridad, sencillez y elegancia, en él se abordan los principales hitos de su reinado II sin perderse en discusiones técnicas que entorpezcan su lectura y acaben por aburrir al lector no especialista. La finalidad de la obra impregna todas sus páginas: es un trabajo divulgativo que tiene por objeto acercar la figura de Felipe II al lector. Por supuesto, esta finalidad no implica que las cuestiones analizadas se hayan tratado con ligereza, todo lo contrario, el rigor histórico predomina a lo largo del libro y el autor logra, algo que no siempre otros consiguen, compatibilizar la “seriedad” del historiador con la espontaneidad del novelista.

El protagonista absoluto de la obra es Felipe II. Puede parecer una afirmación redundante cuando resulta obvio que estamos ante una biografía del monarca, pero lo cierto es que tiene su razón de ser: muchos otros trabajos dedicados a la figura del Felipe II han centrado su atención más en su reinado que en el propio personaje, utilizando la figura del rey como pretexto (o como eje) para narrar los acontecimientos que tuvieron lugar en aquellos años. Esto no sucede en la obra de José Luis Gonzalo Sánchez-Morelo pues, como el propio autor reconoce, “De igual manera, se ha buscado favorecer en la narración de su reinado una perspectiva cronológica novedosa, en la que no son los hechos históricos, sino las vivencias íntimas del monarca, las que dan la estructura a la biografía”.

Sorprende, quizás por inusual, la extensión de los capítulos dedicados a la niñez y juventud del monarca. Casi un tercio de la obra se ocupa de este período de la vida de Felipe II y hemos de esperar hasta la mitad del libro para verle coronado como rey de España. El autor toma conscientemente esta decisión (“El príncipe ha ocupado tanto espacio como el rey”) y la justifica de la siguiente manera: “¿Cómo comprender que empezó a reinar con casi treinta años, sin atender al niño,al adolescente y al joven heredero previos?”. También creemos que han influido de manera considerable en este proceder los amplios conocimientos que José Luis Gonzalo Sánchez-Morelo posee sobre esta fase de la vida del monarca; de hecho, recientemente publicaba la obra Felipe II. La educación de un “felicísimo príncipe”.

FELIPE II VIEJODentro de este intento por reconstruir la vida íntima del Rey Prudente llama la atención un personaje a quien en otras obras no suele prestársele tanta consideración: Isabel de Osorio, a quien Felipe II conoció tras el fallecimiento de su primera esposa, María Manuela de Portugal, y con quien mantendrá una relación, más o menos interrumpida, durante toda su vida. Las referencias a Isabel son constantes a lo largo del libro y muestran el verdadero afecto que el rey sintió por ella.

Cuando se habla de Felipe II suele predominar la imagen del frío burócrata y estadista (incluso la de fanático religioso) que no duda en acudir a los medios necesarios para satisfacer sus deseos y lograr sus objetivos. Es la famosa “Leyenda Negra” que siglos después sigue pesando sobre el recuerdo del monarca. José Luis Gonzalo Sánchez-Morelo, sin embargo, nos muestra una personalidad radicalmente opuesta, más cercana, afable y cariñosa, especialmente con sus hijas. Incluso su ferviente catolicismo queda, en cierto modo, justificado por la evolución de los acontecimientos, más que por una convicción personal del monarca, quien tuvo una sólida formación humanista y erasmista.

José Luis Gonzalo Sánchez-Morelo es profesor titular en las facultades de Ciencias de la Documentación y de Filología de la Universidad Complutense de Madrid. Estudió Geografía e Historia en esta misma universidad, especializándose en Historia Moderna. Se doctoró en 1997 con una tesis sobre el erasmismo y la educación de Felipe II. Ha obtenido el Premio de Bibliografía de la Biblioteca Nacional en 1997 y el premio Bartolomé José Gallardo de investigación bibliográfica en 2002. Es autor de La “librería rica” de Felipe II. Estudio histórico y catalogación (1998), El aprendizaje cortesano de Felipe II (1527-1546) (1999), Regia Bibliotheca. El libro en la corte española de Carlos V (2005), El César y los libros. Un viaje a través de las lecturas del emperador desde Gante a Yuste (2008) y Felipe II. La educación de un “felicísimo príncipe” (2013).

*Publicado por Ediciones Polifemo y por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, octubre 2014.