RIALP - ALEJANDRO MAGNO
Alejandro Magno
Francisco Javier Navarro

Alejandro Magno es uno de los personajes más admirados y fascinantes de la historia universal. Pocos hombres han alcanzado una posición tan “legendaria” como la del rey macedonio y sólo podemos equipararlo a otros grandes generales como Napoleón, Gengis Kan o César. Sus increíbles conquistas, su personalidad poliédrica y su muerte han hecho de él una de las figuras más atractivas de la historiografía antigua. Entre sus grandes logros (aun cuando quizás sea el menos valorado) destaca la difusión de la civilización griega por el mundo: el helenismo abandonó las estrechas murallas de la polis para propagarse por los grandes imperios. Las victorias y conquistas, casi siempre, suelen ser efímeras pero los avances científicos o sociales, una vez saboreados, difícilmente pueden abandonarse. El propio Napoleón fue consciente de que tras su muerte lo que perduraría en las naciones que había vencido sería el código civil napoleónico, más que el recuerdo de las batallas ganadas.

Alejandro Magno. Héroe, líder y conquistador* de Francisco Javier Navarro relata la vida de este joven monarca que en apenas diez años cambió para siempre el orden establecido. La obra, breve y amena, nos muestra, además de la biografía de Alejandro, el contexto histórico de finales del siglo IV a.C. El mundo griego había perdido parte de su esplendor debido a la Guerra del Peloponeso entre Esparta y Atenas (en la que intervinieron prácticamente todas las ciudades-estados griegas). Tras la victoria espartana se suceden una serie de conflictos regionales con la emergencia de nuevas potencias, como Tebas, sin que haya un claro dominador. En estos años la cultura de la Grecia clásica se extingue y empiezan a surgir nuevas corrientes o escuelas filosóficas que intentan dar respuesta a los nuevos retos.

ALEJANDRO EN ISOSLa decadencia de la polis es aprovechada por la monarquía macedónica (que hasta entonces tan sólo había jugado un papel secundario) para intervenir en los asuntos griegos. Las instituciones políticas y estructuras sociales de esta monarquía, esenciales para comprender el funcionamiento del imperio alejandrino, son también explicadas por Francisco Javier Navarro en la obra. La batalla de Queronea en el año 338 supuso el golpe definitivo de Filipo, padre de Alejandro, y marca el inicio de la hegemonía macedónica en territorio griego. Dos años más tarde Filipo es asesinado y ocupa el trono el joven Alejandro que sólo contaba con veinte años. Los primeros meses de su reinado son complicados y debe consolidar su autoridad. Tras sofocar las revueltas de Tebas y de los ilirios, Alejandro tiene las manos libre para acometer la tarea que le otorgará la gloria: el sometimiento del Imperio persa.

En abril del año 334 Alejandro cruza de Europa a Asia al frente de sus ejércitos. Ya no volverá a regresar a su tierra natal y durante los próximos once años se dedicará a batallar, a conquistar territorios y a fundar uno de los imperios más extensos creado por el hombre. Francisco Javier Navarro relata la evolución de la campaña de Alejandro, desde los primeros enfrentamientos contras los persas y las ciudades del Asia Menor, hasta la conquista de Egipto y el sometimiento de aquéllos. Destaca la narración de las batallas más importantes como Isos, Gaugamela o el sitio de Tiros, en las que vemos desplegado todo el genio militar de Alejandro Magno, quien en no pocas ocasiones tuvo que luchar en situaciones desventajosas o contra fuerzas superiores en número.

PRESENTACION DARIO ALEJANDROEn tan sólo tres años Alejandro ha vencido al Imperio Persa, ha ocupado las ciudades de Babilonia y Persepolis y el asesinato de Darío le convierte en el soberano más poderoso del orbe. Sorprender ver cómo el monarca de un pequeño estado situado al norte de Grecia pudo lograr tal hazaña. La destreza de su ejército fue siempre su arma más valiosa, pero a medida que iba conquistando nuevos territorios también destaca su capacidad política, pues no es sencillo articular un Imperio tan vasto. Francisco Javier Navarro detalla en su libro las medidas que adoptó para tal fin, entre las que destacan la continuidad de las satrapías persas, la división de poderes en el seno de cada ciudad, la creación de nuevas ciudades y el mantenimiento de la nobleza local en sus puestos administrativos.

En los últimos años de la vida de Alejandro vemos la transformación que ha sufrido el monarca: adopta las costumbres orientales, su afán por continuar la expansión de su Imperio aumenta y las relaciones con los generales macedónicos se enfrían. Cuando su ejército llega al Indo exhausto se niega a continuar a pesar de la voluntad del monarca, quien debe resignarse si no quiere hacer frente a un mal mayor. Pocas veces volverá a repetirse en la historia la hazaña lograda por las huestes griegas, aunque poco podrá disfrutar Alejandro de su gloria pues morirá el 10 de junio del 323 en Babilonia, a los 33 años. Tras su muerte el Imperio se desintegró y fueron sus generales quienes se lo repartieron.

La obra de Francisco Javier Navarro no sólo analiza la figura de Alejandro Magno, protagonista indiscutible del libro, sino que también se adentra en un período turbulento y de tránsito en el que la civilización griega ensanchó sus fronteras y dejó su huella en toda la humanidad.

Francisco Javier Navarro es profesor titular de Historia Antigua de la Universidad de Navarra, y profesor visitante en Milán, Carolina del Norte y California. Es autor de ocho libros y numerosas publicaciones científicas, en especial sobre la historia de Roma y su imperio.

*Publicado por Ed. Rialp, noviembre 2013.